Publicado el Deja un comentario

10 tips básicos para que no se arruguen las prendas que colgaste planchada

Para que te puedas vestir impecable y no estés a las corridas planchando o arreglando botones en el último momento debes invertir dinero y tiempo, pero no te preocupes que no es tan complicado.

A continuación te dejo 10 tips para que le saques provecho a tu espacio de colgado:

  • Tipo de armador: invierte en artefactos de buena calidad. Un buen armador no tiene que ser muy frágil, porque dañaría y deformaría las prendas, por ejemplo los hombros de los suéteres de lana, también debe evitar que la prenda se deslice para que no se formen arrugas en la tela. Te cuento que el típico armador de alambre fue creado para que las lavanderías entreguen la ropa a sus clientes de una manera económica, para nada más.
  • Espacio entre armadores: parece un detalle poco importante, pero déjame contarte porque es indispensable que al menos haya una distancia de un dedo (aproximadamente 1 cm) entre armadores. La ropa que está muy pegada se termina arrugando y corre más riesgo de que se enganchen o suelten los botones, además si hay humedad en el armario hay que dejar que el aire penetre entre las prendas, así se airean y se evitan malos olores.
  • Prendas por armadores: muchas veces se cae en el error de poner 3 o 4 prendas en cada armador. La ropa que está más al fondo te aseguro que no la vas a utilizar más y si llegas a cogerla es casi probable que quede en desorden el resto de prendas que tuviste que sacar.
  • Orden por tamaño: ordena desde las prendas más pequeñas y livianas hasta las más grandes y pesadas. Primero las faldas, le siguen los pantalones y luego van las blusas y vestidos y al final los abrigos
  • Orden por colores: al tener bien organizadas tus cosas por colores, ves claramente dónde están, usas todo, encuentras más rápido tu ropa y creas mejores combinaciones de outfit.
  • Jeans: no es necesario que cuelgues este tipo de pantalón porque ocupan mucho espacio. La manera más idónea de ordenarlos es al estilo vertical en un canasto o en un cajón.
  • Chompas: no necesitas colgarlas, guarda espacio para las prendas que sí o sí se deben colgar.
  • Abrigos de lana: es mejor que los tengas doblados. Este tipo de prendas se estira y deforma en los hombros muy fácilmente.
  • Armadores para accesorios: si no tienes espacio en los cajones para guardar las bufandas, corbatas o cinturones, puedes ayudarte de armadores para estos tipos de prendas. Lo recomendable es colocarlos al inicio del barral del colgado, delante de las faldas.
  • Descarte: y por ultimo, y no menos importante, cada seis meses revisa todas las prendas que tienes y retira las que ya no te gusten o estén en mal estado. Siempre ten presente que se puede regalar, donar, vender, etc.

Y si aún así, no tienes espacio suficiente y piensas que tu armario es pequeño, tal vez debas analizar la posibilidad que tienes demasiada ropa. No digo que esté mal tener una cantidad grande de prendas, pero es bueno tener un consumo consciente y responsable.

Muchos éxitos!